Un sueño hecho realidad, testimonio de la familia Valadez Jasso

Por: Dulce Díaz

“Siempre hay que encontrar el tiempo para agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestras vidas”.— John F. Kennedy

Para nuestra familia Valadez Jasso, siempre habrá un tiempo especial para agradecer a una persona muy apreciada que hizo una diferencia muy significativa en nuestra vida, el doctor Henry Aristóteles Mateo Sánez.

Queremos compartir con ustedes nuestra experiencia, compartirles que siempre hay esperanza, que la fe no debe perderse, y que Dios es bueno y nos concede los deseos de nuestro corazón.

La búsqueda

Tenemos la gran bendición de tener 4 hijas, después de mi último parto tomé la decisión de realizarme una salpingoclasia, motivo por el cual ya no podría embarazarme nuevamente.

La vida da muchos vuelcos, y lo que de momento puede ya no ser importante, en otro momento se convierte en el anhelo más grande de tu corazón, así fue como nos pasó a mi esposo Eduardo y a mí, deseábamos fervientemente tener un hijo.

Después de 7 años de haber sido operada y de varios intentos fallidos en otras clínicas para lograr un embarazo, desde Los Ángeles, California, visitamos Ensenada y a través de nuestro médico general, nos enteramos de la trayectoria y experiencia en medicina reproductiva del doctor Henry Mateo.

Ahí, en Ensenada, tuvimos la fortuna de ser atendidos por un especialista, experto, que cree que el mejor tratamiento es crear empatía y confianza con sus pacientes, además de contar con la tecnología más avanzada, al nivel y en algunos casos mejor que en Estados Unidos.

Lo más importante para nosotros, fue el trato que recibimos de todo el personal desde que llegamos a la Clínica de la Fertilidad de Baja California, un trato gentil, amable, te hacen sentir en familia, el doctor Henry nos dedicó el tiempo necesario para disipar todas nuestras dudas e inquietudes.

Inicio del proceso

El procedimiento ideal para nosotros fue la Fertilización In Vitro, debo reconocer que tanta ciencia nos generó un poco de temor, mismo que posteriormente se convirtió en un sentimiento de ilusión y esperanza.

La mayor dificultad que teníamos era la distancia, venir desde Los Ángeles a Ensenada, el doctor nos apoyó mucho ajustando los tiempos del tratamiento para facilitarme el proceso y asegurar que el procedimiento se concluyera con éxito.

Él se ajustó a mis tiempos, situación que no se da con los médicos en Estados Unidos.

Nos contagió de su ánimo, y así seguimos al pie de la letra todas sus indicaciones, la aplicación de medicamentos, etc.

El bebé milagro

Finalmente, el 16 de junio de 2018, recibimos la maravillosa noticia de que el resultado de mi prueba de embarazo era positiva, ¡estábamos embarazados!, nuestro sueño se iba cristalizando, en mi vientre se empezaba a formar ese pequeño al que llamamos MIRACLE BABY, porque para nosotros es un milagro, un regalo divino.

A los meses, el primero de febrero de 2019 recibimos en nuestros brazos a Ethan, un hermoso bebé, un sueño hecho realidad.

Agradecemos infinitamente, primeramente a Dios, quien es el creador de vida, y agradecemos y bendecimos al doctor Mateo Sánez, por su gran apoyo, por dedicar su vida a hacer felices a muchas parejas, por ser un médico considerado y con un gran sentido de humanidad.

Y a las parejas que no han logrado tener un bebé y que anhelan formar una familia, sepan que hay un mundo de posibilidades, la medicina reproductiva nos brinda la hermosa oportunidad de lograr nuestro sueño de ser padres, no tengan temor, pónganse en manos de un experto.

La experiencia, dicha y felicidad que genera tener un bebé, es indescriptible, ¡vívanlo!