fbpx

Por:Dulce Díaz

El trabajo dentro del aula siempre es gratificante para quien, desde siempre, ha amado la docencia y lo ha convertido en su vida y pasión, mismos para los que, este periodo de aislamiento por la contingencia de salud por el Covid-19, ha sido una manera de valorar su trabajo, a sus alumnos y de reinventar la manera de enseñar.reinventar la manera de enseñar

Una mujer, que por más de 16 años ha estado frente a las aulas mexicalenses es la profesora Lupita Valdivia Martínez, actual docente del área de Humanidades y Ciencias Experimentales del CecyteBC plantel Compuertas y quien, en esta cuarentena ha podido no sólo colaborar con la sociedad al cumplir responsablemente con el “Quédate en casa”, sino que ha sabido sortear los contratiempos que la educación en línea puede generar.

En estos más de dos meses de clases en línea, las estrategias educativas tuvieron que ser replanteadas y adecuadas a esta nueva realidad, en donde la tecnología, las fotografías y los videos han sido una parte esencial del aprendizaje diario y donde los jóvenes estudiantes muestran su sentir en esta situación.

“Una de las estrategias de evaluación que utilicé fue pedirles un video donde ellos expresaran cómo están pasando la contingencia y cómo ven, desde la perspectiva de un adolescente la situación que no es local si no mundial. Me sorprendió recibir videos de hasta 25 minutos, donde entendí la necesidad que tienen de hablar y ser escuchados. Los sentimientos mayormente expresados fueron frustración y tristeza. Muchos de ellos decían que la escuela era el tiempo en que se sentían libres, extrañan a sus compañeros de clase, ir a la cafetería”.

La comunicación cara a cara, las sonrisas, las risas y carcajadas, gritos e incluso discusiones que podrían darse en el salón de clases, son cosas que, aunque no lo pareciera, extraña enormemente la maestra Lupita, quien en este tiempo ha aprendido a valorar cada pequeño detalle que pudiera parecer imperceptible en la vida cotidiana y hoy, los trae su memoria con cariño.

“Para mi está mejor mirar a los ojos, dar una palmada en la espalda, la convivencia en la diversidad, las conversaciones en confidencia, los abrazos a la salida y a la entrada, la explicación individualizada, las relaciones en el recreo, la resolución de dudas al instante, las tareas cooperativas y colaborativas, algo que jamás podrá ofrecer ninguna plataforma virtual, porque la educación no se hace de wifi a wifi, sino de mente a mente y de corazón a corazón”.

“Extraño que lleguen y me abracen, saludarlos con un grito de un edificio a otro, que me ensucien el salón de clases. Extraño sus chistes, sus ocurrencias, la energía que me dan con su alegría, sin duda son parte de mi día a día”.

reinventar la manera de enseñar

En más de 60 días de clases online se ha tenido que cambiar el modo de enseñanza, algo que ha costado trabajo tanto a docentes como a estudiantes de todos los niveles educativos, y aunque han sabido salir adelante y llevar este ciclo escolar a una eficiente culminación, esta contingencia de salud no ha terminado, por lo que Lupita Valdivia exhorta a la ciudadanía y a sus estudiantes que sigan acatando las medidas establecidas por la autoridades para que, pronto, reinventar la manera de enseñar, se puede regresar al bullicio escolar habitual.