Diseñando recámaras infantiles para los peques

Por: Myrna Iveth Cárdenas

Al decorar un dormitorio infantil, las posibilidades son infinitas.

Contamos con una multitud de ideas y de colores para darle vida a ese espacio donde sus hijos van a crecer, jugar, soñar y ser felices.

No existen límites para la cantidad de detalles que podemos usar para alegrar estos dormitorios, ya sea en forma de vinilos, dibujos, ilustraciones, juguetes, alfombras, cojines, ropa de cama, lámparas, muebles auxiliares y muchos otros.

En la creación de este mundo lleno de fantasía, los niños también pueden participar, ya que generalmente desde muy pequeños tienen preferencias sobre algunos colores y dibujos animados.

Los peques se familiarizan con su entorno, su habitación es como su pequeño mundo, por esto es importante tomar en cuenta la opinión de tus hijos, ya que será el espacio donde ellos podrán desarrollar su imaginación, y el objetivo es que ellos se sientan cómodos y en confianza.

Dale voz a tu retoño y comparte con él algunas de estas ideas llenas de color, igual podrías comenzar preguntando si le gustan los coches, o los deportes, las princesas o los animales y de ahí partir para diseñar su espacio ideal.

Generalmente, una dormitorio infantil debe dividirse en tres áreas principales: Área de juegos, área de trabajo y lugar para descansar y dormir.

El método más simple para dividir es el uso de diferentes combinaciones de colores para cada una de las áreas, así como poner la construcción de plataformas a distintos niveles de altura.

Otra cosa muy importante es seleccionar piezas de mobiliario que le van a durar por mucho tiempo.

El orden en el área es muy importante para lograr mantener un espacio armónico, se puede lograr clasificando, adaptando los muebles y las responsabilidades a la edad de los niños o creando zonas temáticas, con ello se puede mantener el dormitorio de los peques de la casa siempre ordenado.

Uno de los mejores accesorios para guardar los juguetes son las cajas y, si es posible, etiquetadas.

Si es muy pequeño y aún no lee, se puede usar códigos de color o dibujos para que las diferencie rápidamente.

Otro punto importante es que los espacios para guardar estén a su altura, que pueda abrir y cerrar muebles y cajones con facilidad, y que se suba a la cama sin ayuda.

Lo mejor es ponérselo fácil al menor desde el principio, y así jugará, ordenará y estudiará mucho mejor.

Es importante que las habitaciones tengan color, pues éste ayuda a que los chicos estén de mejor humor y se encuentren de maravilla en su cuarto.

De todos modos, debemos evitar aquellos colores que les pueden hacer descansar mal por la noche.

Siempre utilizar un color que domine el dormitorio, asimismo, utilizar diferentes texturas en la pared, en las telas y en el suelo para que el lugar no sea tan aburrido para los niños.

Si tienes en cuenta estas claves cuando decores la habitación de su hijo, además de acogedora y divertida, será muy práctica y cómoda para él y para ti.