fbpx

Por: Dr. Henry Mateo

La preeclampsia es una afección del embarazo en donde se presenta elevación de la presión arterial, edema en extremidades y cantidades altas de proteína en la orina después de la semana 20 de gestación, encontrando complicaciones graves en la madre y el bebé si no se trata adecuadamente.

Ocurre en 8-10% de los embarazos. Ocasiona 50, 000 muertes maternas al año en México. Forman parte de los 3 jinetes del apocalipsis (hemorragia postparto, infección e hipertensión).

Las enfermedades hipertensivas del embarazo ocasionan una mortalidad materno-fetal en mujeres de 15 a 49 años de un 32%, siendo el primer lugar de las causas de mortalidad maternas en México.

Es mucho más común en mujeres con su primer embarazo, hasta el 85% de los casos, y frecuentemente la incidencia disminuye considerablemente en el segundo embarazo, el riesgo aumenta con la edad materna (más de 35 años) y con la obesidad. El riesgo es cuatro veces mayor para mujeres en cuyas familias ha habido casos de preeclampsia o si ha padecido preeclampsia en un embarazo previo.

¿Cómo se diagnostica?

  • Aparecen 2 o más de los siguientes signos:
  • Presión arterial igual o mayor a 140/90  (2 tomas consecutivas con intervalo de 6 horas paciente sentada)
  • Afección renal (riñón) o hepática (hígado)
  • Proteínas en orina
  • Hinchazón de extremidades o cara
  • Dolor de cabeza intensos que no desaparecen
  • Dolor abdominal
  • Agitación o mareos
  • Orina escasa (no orinar con mucha frecuencia)
  • Náuseas y vómitos
  • Cambios en la visión: Pérdida temporal de la visión, sensaciones de luces centelleantes, auras, mayor sensibilidad a la luz, manchas y visión borrosa
  • Aumento de peso
  • Zumbido de oídos

Para diagnosticar el bienestar del bebé, se realizará un ultrasonido, tococardiografía y un perfil biofísico. Los resultados de estos exámenes le ayudarán al médico a decidir si es necesario interrumpir el embarazo.

¿Cómo se puede prevenir?

Aunque no hay una forma conocida de prevenir la preeclampsia, es importante que todas las mujeres embarazadas comiencen el cuidado prenatal de manera temprana y lo continúen durante el embarazo. El cuidado prenatal es esencial. Una buena alimentación es importante. Igualmente, es esencial disminuir los alimentos procesados, los azúcares refinados y suspender la cafeína, el alcohol y evitar la sal o sodio en abundancia. Tomar los medicamentos otorgados, si su médico se los prescribe.

¿Cuál es su tratamiento?

Si se cursa el embarazo de 37 semanas o más, se debe interrumpir el embarazo para evitar complicaciones en la madre y el bebé. Si el bebé es prematuro, la enfermedad debe controlarse hospitalizada y tener reposo hasta que sea posible la supervivencia del bebé. El tratamiento hospitalario puede involucrar medicamentos para controlar la presión arterial, así como inyecciones de esteroides (después de 27 semanas) para ayudar a acelerar la maduración de los pulmones del bebé, en caso que sea necesario interrumpir el embarazo antes de la fecha esperada.

¿Qué complicaciones puedo esperar si no se trata adecuadamente?

La preeclampsia se puede convertir en eclampsia, puede encontrarse problemas de sangrado intenso en la madre, desprendimiento prematuro de placenta, ruptura de hígado, insuficiencia renal o hepática, hasta la muerte materna o del bebé si no se trata adecuada y oportunamente, por lo que es muy importante el control prenatal y estricto con un médico especializado.