¿Te rechinan los dientes?

Por: Dra. Arely Martín  | Mayo 2020

El bruxismo es un trastorno en el que el paciente rechina o aprieta los dientes de manera inconsciente cuando está despierto o mientras duerme. 

Las personas que aprietan o rechinan los dientes cuando duermen tienen más probabilidades de padecer otros trastornos del sueño, como roncar o realizar pausas en la respiración y si bien, es probable que no se requiera tratamiento para el bruxismo leve, en algunas personas, puede ser frecuente y lo suficientemente intenso como para producir:

  •  Trastornos de la mandíbula
  • Dolores de cabeza
  • Daños en los dientes

Debido a que el paciente puede presentar bruxismo nocturno y no ser consciente de eso hasta que se manifiesten las complicaciones, es importante conocer los signos y síntomas y recibir atención odontológica regular.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

  • Rechinar o apretar los dientes, con un sonido que puede ser tan fuerte como para despertar a la persona que duerma contigo
  • Dientes aplanados, fracturados y desgastados
  • Esmalte dental desgastado
  • Dolor o sensibilidad dental
  • Músculos de la mandíbula cansados o rígidos, o mandíbula trabada que no se puede abrir o cerrar por completo
  • Malestar o inflamación de mandíbula, cuello o rostro
  • Molestia similar al dolor de oído, pero que no es un problema de este tipo en realidad
  • Dolor de cabeza sordo que comienza en las sienes
  • Alteraciones del sueño

«Aun no se comprende bien qué es lo que causa el bruxismo, pero puede deberse a una combinación de factores físicos, psicológicos y genéticos»

El bruxismo durante la vigilia puede deberse a emociones como la ansiedad, el estrés, la ira, la frustración o la tensión.

También puede ser una estrategia de afrontamiento o un hábito durante la concentración profunda.

El bruxismo durante el sueño puede deberse a la actividad de masticar relacionada con el sueño y asociada con despertarse durante el sueño.

Algunos factores de riesgo que pueden provocar este padecimiento son:

  • Estrés: El aumento de la ansiedad pueden provocar el rechinamiento de los dientes
  • Edad: Es frecuente en los niños pequeños y suele desparecer en la edad adulta
  • Tipo de personalidad: Tener una personalidad agresiva, competitiva o hiperactiva puede incrementar el riesgo
  • Medicamentos y otras sustancias: El bruxismo puede ser un efecto secundario poco frecuente de algunos medicamentos psiquiátricos, como ciertos antidepresivos.
  • Fumar tabaco, beber bebidas con cafeína o alcohol, o consumir drogas recreativas puede aumentar las posibilidades de padecerlo
  • Herencia familiar: Si tienes bruxismo, es posible que otros miembros de tu familia también lo tengan o lo hayan tenido

«El bruxismo puede estar relacionado con ciertos trastornos médicos y de salud mental, como enfermedad de Parkinson, demencia, trastorno de reflujo gastroesofágico, epilepsia, terrores nocturnos, trastornos relacionados con el sueño, como apnea del sueño y trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH)»

Si podemos identificar alguno de los signos y síntomas mencionados, en Implantología y Rehabilitación Bucal te recomendamos visitar a un especialista para un diagnóstico apropiado y el correspondiente plan de tratamiento.