Por: Dr. David Méndez | Mayo 2020

En estos tiempos donde nos encontramos en casa cuidándonos, debemos tomar buenas decisiones, como el saber en qué momento acudir con un especialista de la salud, y como experto en oftalmología me interesa tomar buenas decisiones que ayuden a mis pacientes.

Estamos viviendo una nueva realidad y se les recomienda a los oftalmólogos atender solamente urgencias, pero ¿qué hacer con los pacientes que se encuentran con manejo médico y que necesitan acudir a consulta para su control de enfermedades como ojo seco, catarata, glaucoma y retinopatía diabética?

Para esto, hemos desarrollado un protocolo de ingreso de paciente para consulta oftalmológica en el Instituto Visual Dr. David Méndez.

Cuando llega el paciente previo, a ingresar a la sala de espera tiene que pasar un filtro donde se le toma la temperatura y se le realiza un interrogatorio básico sobre los síntomas relacionados con Covid-19:

  • Fiebre
  • Tos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar
  • Resfriado
  • Sacudidas repetidas con escalofríos
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Pérdida de sabor u olor
  • Diarrea

Una vez que el paciente contesta que no tiene los síntomas anteriores y su temperatura corporal es normal, pasa al baño para lavarse las manos, aplicarse gel antibacterial y se le coloca cubrebocas e ingresa a la sala de espera.

El médico y su personal tienen colocadas batas limpias, cubrebocas, máscara y guantes para evitar cualquier contagio.

Nuestras instalaciones y aparatos se encuentran adecuadamente sanitizados y desinfectadas totalmente contra coronavirus con productos certificados para protección del personal y nuestros pacientes.

Utilizamos equipo moderno como Autorefractor que nos da la refracción, queratometría, paquimetría y presión intraocular del paciente sin tener contacto directo con los ojos del paciente.

Para el siguiente examen contamos con lámpara de hendidura con separador/barrera de acrílico adaptada con cámara de alta resolución, donde podemos ver en la pantalla de la computadora imágenes de la parte anterior del ojo del paciente sin necesidad de acercarnos demasiado y guardando la distancia.

Para observar estructuras más profundas del globo ocular como la retina y nervio óptico, contamos con la cámara digital de fondo de ojo que nos permite tomar imágenes de alta resolución sin acercarnos demasiado al paciente. Así, una vez teniendo el diagnóstico podemos prescribir el tratamiento necesario.

Algunas enfermedades oculares que atendemos durante la contingencia 

 Una de las enfermedades más frecuentes que llegan a la consulta son pacientes que tienen molestias relacionadas con ojo seco y, actualmente, uno de los tratamientos más seguros y eficaces es la luz pulsada intensa aplicada con el láser Therma Eye Plus.

 Este tratamiento es ideal para el manejo de ojo seco, ya que no requiere el uso de microscopio, tarda menos de un minuto y se realiza a distancia de nuestro brazo sobre la piel de los párpados del paciente.

Cuando se realiza el procedimiento de Thermaeye se le coloca una bata limpia al paciente y se procede a colocar los lentes protectores de teflón que se encuentran estériles y se coloca el gel sobre la piel del párpado donde se colocará el tratamiento con luz pulsada intensa que tarda menos de 1 minuto.

Al terminar el tratamiento se retiran los lentes protectores de teflón y el gel.

Se coloca bloqueador solar 50+ y se le cita para la próxima aplicación cada 15 días realizando de 4 a 6 sesiones en total.

Este tratamiento es uno de los que se pueden realizar en tiempos de Covid, ya que se realiza a distancia, es rápido y se puede ejecutar con el cubrebocas y gafas oculares protectoras.

Otra de las enfermedades que requieren seguimiento es el glaucoma.

Habrá pacientes que se encuentran estables con su medicamento, pero un porcentaje pueden no tener presiones intraoculares adecuadas, aun con medicamento, y esto los puede llevar a perder su campo visual hasta llegar a la ceguera total.

No sería conveniente en estos tiempos de pandemia realizar cirugía incisional de glaucoma como trabeculectomía o colocación de válvula en quirófano, debido a que requiere el uso de microscopio, estar cerca del paciente además de las posibles complicaciones con estos procedimientos que resultan en múltiples visitas al consultorio e inclusive reoperaciones.

¿Que podríamos hacer si un paciente con glaucoma no se controla con medicamento y requiere algo más?

La trabeculoplastia con láser no es buena opción, ya que no baja la presión intraocular lo suficiente, sobre todo en pacientes que ya tienen tiempo con el glaucoma y se aplican varios medicamentos, agregar medicamentos que se utilizaban en el pasado como la Pilocarpina y Acetazolamida dan muchos efectos secundarios.

La mejor opción para el paciente con glaucoma que no se controla con medicamentos sería el láser para glaucoma micropulsado Cyclo G6, que se puede utilizar en quirófanos para cirugía ambulatoria con anestesia local y sedación ligera en cuestión de minutos.

Aquí, el paciente pasa al quirófano con su cubrebocas, el procedimiento se realiza sin la necesidad de microscopio.

Con este procedimiento se permite un control adecuado de la presión intraocular, su recuperación es rápida y tiene menores efectos secundarios para la vida diaria, así como se generan pocas visitas postoperatorias.