fbpx

Por: Dr. Henry Mateo  | Mayo 2020

Para entrar en materia, primero tenemos que saber qué es el líquido amniótico y cómo se produce excesivo líquido amniótico.

El líquido amniótico es un fluido que rodea y amortigua al embrión y luego al feto en desarrollo en el interior del saco amniótico.

Es producido por orina del bebé, placenta y cordón umbilical y se recambia cada 34 horas. excesivo líquido amniótico

Éste permite al feto moverse dentro de la pared del útero sin que éstas se ajusten demasiado a su cuerpo, además de proporcionarle sustentación hidráulica.

A las dos semanas después de la fertilización, el saco amniótico crece y comienza a llenarse, principalmente con agua.

Tras la evolución del embarazo, este líquido ya no tiene exclusivamente agua, pues paulatinamente y al principio por filtración de la circulación materna y posteriormente por la circulación fetal, el líquido aumenta su densidad con proteínas y carbohidratos, los cuales contribuyen a su desarrollo.

¿Qué es polihidramnios?

Es un término médico que se refiere a la presencia excesiva de líquido amniótico alrededor del feto antes de que este nazca.

“La alteración ocurre cuando el feto no puede tragar la cantidad normal o suficiente de líquido amniótico, o debido a diversos problemas gastrointestinales, de sistema nervioso o de otras causas relacionadas con el aumento en la producción de líquido”

Las causas que con más frecuencia se asocian con el polihidramnios incluyen las siguientes:

  • CAUSAS MATERNAS:
    Diabetes mellitus
    Isoinmunización
  • CAUSAS PLACENTARIAS:
    Corioangioma placentario (Tumor benigno placentario más frecuente)
  • CAUSAS FETALES:
    Malformaciones fetales
    Anomalías cromosómicas
    Infecciones intrauterinas

¿Cuál es el cuadro clínico?
Algunas causas conocidas de polihidramios son las siguientes:

  • Aumento del tamaño del abdomen que no correlaciona con la edad gestacional
  • Falta de aire o incapacidad para respirar
  • Inflamación de las extremidades inferiores y la pared abdominal
  • Molestia en el útero o contracciones uterinas

En el ultrasonido se pueden visualizar anomalías fetales asociadas con macrosomía neonatal (recién nacido más grande que el promedio) que incluyen, por ejemplo la obstrucción del tracto gastrointestinal, hidropesía fetal, derrame pericárdico, etc.

Las malformaciones esqueléticas también pueden ser visualizadas, entre ellas la dislocación congénita de cadera. excesivo líquido amniótico

¿Cómo se llega a un diagnóstico?
La paciente debe acudir con su médico gineco-obstetra, donde será informada que hasta en el 60% de los casos, a pesar de un estudio minucioso.

No se va a encontrar ninguna causa que lo justifique, no obstante, debemos recordar que con mucha frecuencia, el polihidramnios idiopático se asocia a un resultado perinatal normal.

“Se iniciará un protocolo de estudio para identificar la causa y en función de la misma, establecer un tratamiento y pronóstico”

El protocolo de estudio incluye descartar diabetes mediante realización de un test de tolerancia oral a la glucosa, en función al grupo sanguíneo materno.

Realizar test de Coombs y anticuerpos irregulares para descartar isoinmunización y realizar ultrasonido estructural para descartar alguna malformación.

El pronóstico generalmente es bueno para el producto cuando el polihidramnios no tiene causa aparente.

Este padecimiento complica del 0.5% al 2% de todos los embarazos, entre las que destacan parto prematuro y ruptura prematura de membranas.