La psicología detrás de las compras de pánico

Por: Psic. Verónica del Valle | Mayo 2020

Las compras desproporcionada de artículos de primera necesidad, como de papel higiénico que se desataron a principios de esta contingencia de salud, no es más que un síntoma de histeria colectiva provocada por la incertidumbre de esta situación del coronavirus.

«Ésta, atiende a unas reacciones irracionales que se intensifican en la sociedad, dando lugar a una histeria colectiva. El comprar este tipo de artículos, da una sensación psicológica de control, ya que hacer cosas tan sencillas y cotidianas como lavarse las manos no es suficiente para el nivel de miedo»

La compra es proporcional al miedo que se siente. También influye el comportamiento de rebaño, es decir, hago lo que todos hacen de forma irracional.

Uno de los principales motivos de esta incertidumbre es porque se recurre a buscar información extremista, desde lo más positivo hasta lo más catastrófico, generando mayor confusión.

Ha pasado más de un mes de que se desató en México el tema de Covid-19, la vida nos cambió repentinamente, dejamos de hacer lo cotidiano, nos tomó por sorpresa la sana distancia, el aislamiento.

Muchos alumnos ya no volvieron a la escuela después del puente de primavera, nadie se despidió, no nos dimos un abrazo de despedida de nuestros seres queridos, ni de nuestros amigos.

«De saber que no iba a ver a mis amigas, a mi familia por un largo tiempo, los hubiera abrazado fuerte esperando volvernos a ver todos, sin que falte nadie»

A pesar de que cuento con las herramientas para controlar la depresión o la ansiedad en mi persona, porque soy psicóloga de profesión, he tenido noches de insomnio, buscando en la obscuridad de la noche un significado para el ser humano en esta pandemia mundial.

Nada sucede por casualidad, todo pasa para algo, y en estos momentos de incertidumbre por la salud de la humanidad, de las grandes pérdidas económicas, me viene a la mente “El hombre en busca de sentido”, el estremecedor relato Viktor Frankl, quien nos narra su experiencia en los campos de concentración.

El sentido de la vida, según Viktor Frankl, está en hallar un propósito, en asumir una responsabilidad para con nosotros mismos y para el propio ser humano.

Para Frankl, lo que distingue al hombre de otros seres es la voluntad de sentido, la lucha por encontrarle un sentido a la vida.

Ahora que estamos atravesando por esta experiencia, creo que es un buen momento para que cada quien, de forma individual y honesta, le dé sentido a este acontecimiento histórico y personal.

“La vida nunca se vuelve insoportable por las circunstancias, sino sólo por falta de significado y propósito”, Frankl.

Las decisiones, no las condiciones, determinan quiénes somos.

Cuídense mucho.