La reproducción humana es sin duda un tema importante y por demás polémico, el cual ha cobrado distintos matices en el transcurrir del tiempo. A través de este texto describiremos cómo han evolucionado los conocimientos sobre la reproducción humana, además de reflexionar sobre su devenir y sobre el desarrollo de las técnicas de reproducción asistida.

«Ser fructíferos, multiplicaos y repoblar la tierra,» esta fue la orden de Dios a Adán y Eva al comienzo del Libro del Génesis. Nunca ha sido un secreto el cómo la sexualidad y la reproducción estuvieron marcadas durante varios siglos por una influencia divina-religiosa antes que biológica.

La primera inseminación exitosa de la cual se tenga registro fue realizada en 1784 por Lázaro Spallanzani; se realizó en perros.

Al año siguiente, en 1785, el cirujano escocés John Hunter realizó la primera inseminación humana exitosa. El caso consistía en un comerciante adinerado que presentaba hipospadia, al cual le propuso recoger su semen en una jeringa e inyectarlo en la vagina de su mujer.

En 1884 en Filadelfia, se produjo el primer caso confirmado de inseminación artificial de donante, realizada por William Pancoast. Un comerciante le expuso al doctor su imposibilidad para procrear y éste aprovechó la oportunidad. Su esposa fue inseminada usando semen del estudiante más atractivo de la clase y nueve meses más tarde nació un varón.

En 1944 se creó la Asociación Americana de Medicina Reproductiva y el equipo de John Rock en Harvard comunica uno de los avances más importantes en medicina reproductiva: La fecundación in vitro (FIV).

El 25 de julio de 1978 nació Louise Brown, siendo ella la primer bebé concebida a través de la fertilización in vitro. El procedimiento de laboratorio que permitió su concepción se produjo el 10 de noviembre de 1977 en el Dr. Kershaw’s Cottage Hospital (Manchester, Reino Unido). Louise representó y sigue representando una nueva esperanza para las parejas que padecen infertilidad, un hito en toda la extensión de la palabra.

Por nuestra parte, en junio de 1998, en Ensenada, Baja California, nació Marian, la primera bebé de probeta del noroeste del país. En aquel entonces tuve el privilegio de encabezar el equipo médico que logró a través de la reproducción asistida materializar los sueños de una pareja: El tener a Mallan entre sus brazos. Desde entonces, poco más de 20 años, el entrañable grupo de colaboradores con los que cuenta su servidor, ha sido pionero en medicina reproductiva en toda esta región del país.

La infertilidad siempre ha sido un tema de atención en la práctica médica y también en el plano social, filosófico y ético. Este interés refleja la incertidumbre y las preguntas ansiosas del ser humano acerca de sus orígenes y su futuro.

Las técnicas de reproducción asistida están permitiendo cambios, a menudo radicales, en el esquema social y la aparición de nuevos modelos familiares (familias monoparentales, hijos en parejas homosexuales, hijos en edades avanzadas) lo que supone un impacto social de cuyas consecuencias seremos espectadores en estos próximos años.

http://www.hsrl.com.mx