Nos dicen que las parejas que se aman son  aquellas que no pueden soportar estar lejos del otro y que hacen todo juntas, pero resulta que NO ES CIERTO. Si, al principio no puedes esperar a ver de nuevo a tu pareja, pero después de un tiempo, no es conveniente vivir coma si fueran gemelos siameses, incluso cuando están en un matrimonio. 

No es tan difícil, si quieres que tu relación, noviazgo o matrimonio funcione saludablemente, no pierdas tu esencia por amor, y el espacio es la clave del éxito.

Cuando las parejas tienen sus propios intereses, amigos y tiempo para ellos mismos, se sienten más felices y menos aburridos. Pasar tiempo solo también les da la posibilidad de procesar sus pensamientos, tener hobbies y relajarse sin tener responsabilidades con otras personas.

Es cierto que cuando nos adentramos en una relación es perder cierta independencia para ganar pertenencia, pero no significa que tu vida deba girar en torno a esa persona y que la conviertas en tu vida entera cuando en realidad y lo saludable, es que sea solamente una parte de tu vida. 

Antes de estar en una relación, haces cosas y dejas de hacerlas por tener que invertir tiempo a tu pareja, porque te sientes tan enamorado (a) y tan bien estando cerca que solo se da, y dejas de hacer todo aquello que hacías cuando esa persona no estaba. 

Los primeros meses serán perfectas porque lo que tu cerebro te dice es «encontraste el amor de tu vida, quédate y dedicate a esta relación», y poco a poco vas dejando amigos, actividades, vas perdiendo tu esencia sin darte cuenta, de repente alga empieza a pasar en la relación y entonces alguno decide separarse, y te das cuenta que se te acaba de ir «tu vida entera».

Es aquí donde empieza el dolor de terminar una relación a convertirse en sufrimiento, porque no solo está el hecho de haber perdido a la pareja, sino el hecho de ya no tener vida propia. 

Puedes creer que querer pasar cada segundo de tu vida junta con tu pareja es un gran gesto de amor, pero, en realidad, puede arruinar tu relación. Las parejas que no se dan espacio para hacer cosas por separado pueden terminar sintiéndose sofocadas. 

En cambio, si en la relación ganas pertenencia y no pierdes total independencia, es decir, compartes las actividades que haces individualmente con tu pareja, y crean una relación maravillosa en donde cada uno tiene su propio espacio para poder compartirlo y sumar a la vida del otro. 

Amar en libertad y saludablemente siempre es más atractivo y encantador que cualquier otra cosa. Pasar tiempo aparte es muy sano y mantiene la frescura de la relación. 

Hay algunas personas que necesitan más espacio que otras para estar solos, pero todos necesitamos privacidad para perseguir las cosas que nos gustan y para no aburrirnos de estar con la misma persona. 

Es importante conocerse y conocer a tu pareja para poder estar en sintonía en conceptos básicos de la vida.