En la actualidad existen estudios que indican que la tasa de diagnóstico de cáncer en mujeres está creciendo seis veces más rápido que en hombres, debido principalmente al cambio en estilo de vida de la mujer de hoy. 

La Organizaci6n Mundial de la Salud ha estimado que dos quintas partes de los cánceres diagnosticados cada año son prevenibles, siendo la dieta, el dejar de fumar y la vacuna contra el virus de papiloma humano (VPH) factores determinantes para la prevención. 

Más de medio millón de cánceres alrededor del mundo pueden ser ligados directamente a la obesidad o inactividad cada año, particularmente el de mama y de endometrio son más probables de ocurrir en mujeres con un alto índice de masa corporal. 

El riesgo de cáncer de mama tambien incrementa con el alcohol, y esto es preocupante, ya que las mujeres hoy en dfa beben más alcohol que antes. Lo mismo se puede decir del número de féminas que en la actualidad fuman, comparado con mediados del siglo 20. 

El cáncer cervicouterino está ligado a infección por el virus del papiloma humano (VPH), sin embargo, la tasa de desarrollo ha ido disminuyendo debido a programas de detección temprana de este padecimiento. 

En muchos países es rutinario vacunar a las mujeres contra el virus y ya se empiezan a ver resultados significativos en disminución de diagnóstico, pero muchos otros países no cuentan con dichos programas, lo que ocasiona que este tipo de cáncer continúe afectando a un gran número de mujeres cada año. 

Lo anterior demuestra que la educación e intervención pueden ayudar a disminuir el número de dictámenes de cáncer, aunque por más esfuerzos de concientización, no ha sido posible disminuir de igual forma las tasas de obesidad y de ingesta de alcohol. 

El cáncer es actualmente más común en hombres que en mujeres, pero debido a cambios en el estilo de vida de estas últimas, se están emparejando. Está claro que a menos que haya un progreso en atacar la obesidad y otras causas prevenibles de cáncer, más personas de ambos sexos serán diagnosticadas con este padecimiento anualmente. 

Todos podemos tomar la iniciativa en reducir las probabilidades de desarrollar un cáncer mediante una alimentación más sana, bebiendo menos y hacienda más ejercicio. 

Acude a revisión. Haz tu cita.